Miles de personas arropan a los padres del pequeño Gabriel en la capilla ardiente