Ana, okupa de Borox: "Vimos que estaban abandonadas y no tuvimos otra opción"