Miriam Vallejo se defendió de su atacante, que le asestó 30 puñaladas