Aurah sale llorando del juzgado después de que Jesé pida la custodia provisional de su hijo