Una extrabajadora de un grupo de ayahuasca: “Teníamos una cuerda para atar a los que tuvieran ataques psicóticos”