Dos azafatas de MotoGP defienden su trabajo: “No nos sentimos objetos sexuales”