La policía de Gijón no descarta que el asesinato del bebé fuera parte de un macabro ritual