El “botín” de los Pujol: 290 millones de euros