Un camino de 100 metros y tres minutos clave en la desaparición de Gabriel