El espeto de sardinas, candidato a convertirse en Patrimonio de la Humanidad gracias a un senador malagueño