Chernóbil se ha convertido en el nuevo destino para el turismo de moda