La chica herida en la multitudinaria reyerta de una pedida de mano no recuerda quien le atropelló