El sector turístico español se resiente por el miedo al coronavirus