Rosa Peral y Albert López se acusan mutuamente en el juzgado del crimen del agente Pedro Rodríguez