Las aficiones del descuartizador de Valdemoro: nazismo, tatuajes y brujería