La Diada catalana se marca, un año más, por la ruptura de independentistas y constitucionalistas