'El hijo de Satán' defiende su inocencia