Eduardo Inda y Juan Carlos Monedero, un entendimiento imposible