El cabecilla de la falsa ONG de Zaragoza se puso un sueldo de 15.000 euros