Francisco ha tenido que irse a vivir a su furgoneta por las amenazas de un okupa