Gianmarco, rumbo a Milán: el italiano evita a los periodistas con un vuelo a primera hora