Un grupo de voluntarios se reúne una vez al mes para limpiar la desembocadura del río Segura