'Guerra de símbolos' en las playas catalanas: toallas amarillas en Mataró y banderas españolas en La Barceloneta