Ana Julia llevó a su hija los tres días que estuvo en Almería a la finca en la que enterró a Gabriel