Según la justicia, "no ha existido una violencia o intento de influir por los imputados"