El cadáver de Laia lo encontró uno de sus tíos debajo de un colchón del presunto asesino