Prostitución, dinero negro y limusinas de lujo: la cara oculta del Mobile World Congress