Los motivos por los que Joaquín Prat se ha rapado el pelo: “La palabra dada es sagrada”