El hombre acribillado a balazos en Tenerife era el dueño de una famosa discoteca de La Laguna