Así era el nido de amor del rey emérito y Marta Gayá: un piso de 150 metros en la Calle Fuencarral de Madrid