Los muertos reales por coronavirus podrían superar ya los 27.000