El padre de la niña muerta en un hotel de Logroño había denunciado en tres ocasiones a la madre