Isabel Pantoja contrató un servicio de 500 euros para evitar que la grabaran al llegar al aeropuerto