Los políticos, en pie de guerra para ganar la confianza y el voto de los pensionistas