El dueño de la finca dice que tapó el pozo en el que cayó Julen con dos ladrillos de hormigón