Albert y Rosa cuidaron mucho su apariencia durante la primera sesión del juicio por el crimen de la Guardia Urbana