Los propietarios de Magrudis poseen una segunda empresa que no está dada de alta en el Registro Sanitario