Raquel Gago, condenada como cómplice del asesinato de Isabel Carrasco, disfruta de su primer permiso