Los padres de Julen, a pesar del mazazo de ayer, están de nuevo esperanzados