Así son los retiros espirituales donde se consume ayahuasca, kambó o escamas de sapo