Okupas trepadores y narcos imponen el miedo en el barrio San Francisco de Bilbao