El Príncipe, un barrio sin ley