Un hostelero, ahogado por la factura de la luz: paga 400 euros más y obligado a realizar un reajuste en su personal