Miquel Valls, entre lágrimas y la voz rota, desde el lugar donde muere su amigo Álex Casademunt: "Es difícil hablar"