El atestado policial de la noche del crimen de Samuel: los testigos no hablan de agresión homófoba