El atestado revela nuevas claves del crimen de Oza-Cesuras: el arma pertenece a un policía nacional retirado