El asesino confeso de Manuela Chavero se habría tatuado para esconder unas heridas de la víctima