Barcelona declara la guerra a los manteros