La ‘turismofobia’ llega a Barcelona