El miedo se apodera de los vecinos del vertedero de Zaldibar, que piden más información al Gobierno vasco